Categorías
final feliz masaje erótico masaje gay

Real Tantra

El llamado “real Tantra” es el servicio de masaje gay que propongo.

Como verás, el “tantra real” que te propongo se diferencia de la etiqueta “Real Tantra” que exhiben algunos profesionales. En esta entrada intento explicar en qué consisten estas diferencias.

Siempre parte del ejercicio de tu libertad individual. En seguida entenderás por qué hago esta afirmación.

Porque el erotismo máximo que deseas disfrutar en tu masaje erótico seguramente lo superaremos con creces. Supera en mucho la espiritualidad y los ejercicios de respiración del llamado “Real Tantra”.

El placer no existe sin la libertad de elegirlo. Considero que incluso el placer derivado de la sumisión es un ejercicio legítimo de libertad personal.

Placer y libertad

Si buscas un masajista que te proponga dependencia, calendarios semanales de sesiones, una asiduidad planificada y controlada, o contenidos ideológicos, espirituales o incluso religiosos, este no soy yo.

Hay masajistas tántricos que son “satélites” o “captadores” de centros de Tantra que durante la primera sesión de masaje te venden un “curso” o taller. Incluso te propondrán que trabajes para ellos como masajista. Lógicamente te cobrarán el curso, aprovecharán el tiempo que les dediques para convencerte de cosas que ahora no imaginas y que probablemente creerás. Su negocio se basa en técnicas de persuasión.

Talleres de Tantra

El Tantra, ya sea como técnica orientada al sexo en pareja o como masaje rótico, no se aprende en un curso de fin de semana ni en un “workshop”. También existen “campamentos de lujo” de una semana, lejos de la ciudad. Una buena excusa para alejarse de la realidad, en todos los aspectos.

Siempre conviene dudar de quienes se creen con la autoridad de expedir un certificado o título. Es recomendable investigar qué reconocimiento tienen estos “títulos”.

“Real Tantra”

El título de “Real Tantra” que exhiben algunos es un posible fraude internacional. Es una etiqueta que solo pretendía desprestigiar al resto de profesionales “no colegiados” del Tantra. Este nombre induce a pensar que cualquier profesional no adherido a este sello —por no llamarlo “pegatina” ;-)— no es legítimo. Juzga tú mismo.

Afortunadamente, hoy en día este sello raramente aparece vinculado a los profesionales del Tantra.

El “Real Tantra” tiene una fuerte dependencia de las técnicas más severas del Yoga. Se basa en posturas de larga duración en inmovilidad, ejercicios de respiración con efectos angustiantes.

Este tipo de técnicas podrían llamarse “espirituales” pero no son sensuales ni ayudan ni tampoco preparan para el disfrute del erotismo.

Se valen del espíritu de sacrificio de personas que necesitan desesperadamente una guía. A veces a costa de depender de ideas o de planes que están concebidos para desorientarlos.

Neo-Tantra

Hace unos años apareció otro concepto: el “Neo-Tantra”. Todas estas etiquetas no son más que interpretaciones personales y trucos de marketing. Mientras que la esencia del Tantra sigue siendo la misma.

Como lo hacen la música, la pintura o cualquier arte, el Tantra sin etiquetas ha permitido siempre que cada persona que lo ejerce lo interprete y ejecute de acuerdo con sus propios límites y preferencias.

Como ya habrás adivinado, el Tantra es el ejercicio de la máxima individualidad llevado al erotismo.

Porque el placer personal y más íntimo no obedece normas ni lleva uniformes. Además, la intimidad no es tal si depende de normas y jerarquías.

Siempre apelo al sentido común y a los valores propios. Nadie debería obedecer jamás nada que le resulte incómodo o incomprensible.

Maestros del Tantra

El Tantra, como muchas cosas de la vida, requiere un proceso de aprendizaje que necesita de más de un maestro. Maestros que uno conoce a lo largo de la vida y que, sobre todo, no se presentan como maestros ni se encuentran en anuncios clasificados.

Aun menos cuando los motivos son “última oportunidad” o chantajes como “tu futuro depende de ello”.

Un maestro de Tantra posee una humildad tal que le impide “venderse” como superior a otras personas.

El camino del Tantra de verdad

El camino del masaje Tantra es un camino que difícilmente puede planificarse. Así pues, es un misterio del destino, un regalo de la vida. Un regalo sin precio aunque tampoco está al alcance de todo quien lo desea ni tampoco de todo quien estaría dispuesto a pagar por ello.

Mi experiencia personal me ha llevado hasta esta vocación por coincidencia de la vida. Como dice una amiga:

“El Tantra te ha buscado a tí, no al revés”.

Mi Tantra es el de la libertad individual

Yo jamás te propondré un curso ni ningún plan de sesiones programadas que crean dependencia. Mis servicios son tan puntuales y libres como tu deseo de bienestar, de paz y de placer. Así que eres tú quien decide cuándo y cómo deseas disfrutar de un masaje conmigo.

Estoy orgulloso de que mis clientes sean personas libres, maduras y conscientes de sí mismas. Son quienes siempre deciden acerca de sus deseos y del disfrute que obtienen con mis servicios de masaje Tantra gay.

Mis clientes acuden libremente y vuelven cada vez que sienten el deseo de disfrutar de mis masajes. Puede ocurrir en cualquier momento. No participo, no oriento ni influyo en las decisiones de nadie.

El Tantra de la libertad

Cada persona es dueña de su vida y de sus preferencias, de su libertad y de sus decisiones. Cada cliente y amigo viene cuando lo desea. Hay personas que tienen una asiduidad semanal, otras mensuales, y otras que dependen de las circunstancias de su día a día.

Eres libre de valorar mis tarifas: baratas, justas, adecuadas o caras; es algo que no las alterará.

Si deseas información más específica eres muy bienvenido a consultarla en mi web profesional www.pacotantra.com.

Estaré encantado de conversar personalmente contigo: ¡llámame y conversamos!

Paco

Si deseas seguir profundizando en mis servicios te recomiendo que le eches un vistazo a www.elmasajeprohibido.com

Por Paco Tantra

¡Hola! Soy Paco, masajista masculino especializado en masajes Tantra y eróticos. Atiendo a hombres heterosexuales, bisexuales y gays. Tengo un estudio en el centro de Barcelona y también me desplazo a hoteles y domicilios: siempre busco tu máxima comodidad y tu máximo placer.