Masturbación: los secretos del onanismo a la paja

Masturbación gay
Masturbación gay

La Masturbación es esa oveja negra del sexo. La «hermana menor», la más fea, la olvidada.

También es la oveja negra de la moral y de la corrección en la «etiqueta del sexo» más clásica de los «machos alfa«. Para muchos es como una práctica sexual «menor» y despreciable, ya que la estrella es el coito con penetración.

Para muchos incluso el sexo oral no se considera sexo.

¿Quién dice qué es sexo y qué no lo es?

¿Qué tipo de moralidad puede clasificar las prácticas sexuales en niveles de menor a mayor prestigio?

De todos es sabido que cada cual se satisface con prácticas diferentes, muchas veces tremendamente eprsonales y únicas.

Masturbación y Onán

La primera vez que se menciona por escrito la masturbación es en la Biblia. Onán, que da nombre al onanismo, fue elegido como cabeza de turco. Se le erigió como el símbolo extremo del mal ejemplo.

El motivo es muy simple: porque el objetivo que tenía la sociedad de clanes de aquella época era la reproducción. Y «desperdiciar» semen abudante era un crimen cuando se necesitaba descendencia de forma urgente.

Así, toda práctica sexual que no fuera reproductiva se vio estigmatizada. Y automáticamente se culpabilizaba a quienes las practicaban —por lo visto todo el mundo sabía quién se pajeaba a escondidas.

La homosexualidad ya era el colmo de lo anti-reproductivo. Así que se ganó su prohibición y criminalización. Esta actitud proviene de esas épocas. ¡Unas épocas no tan lejanas a nosotros!

Igual que se abplió la esclavitud en el siglo XIX o ya no se practica el aseinato de la esposa adúltera, algunas religiones deberían aceptar que también la estihmatizaciñon de la homosexualidad es un anacronismo que clama el cielo.

Quién sabe si entre los Neanderthal la homosexualidad no existía ni como etiqueta. Ya ves que el paso del tiempo no equivale ni garantiza el progreso.

Masturbación y sexualidad

Frecuentemente no se identifica la masturbación como parte de la sexualidad. Muy al contrario, ya que para muchos esta práctica es un indicio de pobreza sexual, de vida sexual nula o incluso de frustración personal.

Existen personas que solamente se masturban. Su vida sexual se concentra en esta práctica. Todo está bien mientras esta práctica les da la plenitud que necesitan.

Siempre me gusta insistir que en todos los campos de la vida la variedad aporta más que la restricción. Si hablamos de alimentación veremos que es tan necesario ingerir de todo: vegetales, fruta, proteínas, hidratos y las diferentes grasas.

Y masturbarse es tan bueno como todas las demás prácticas. Sexo oral, penetración, caricias, edging. El truco está en saber combinarlas. Y en elegir la más adecuada a cada momento y deseo.

Además, la vida sexual rica y equilibrada también consiste en saber adaptar las prácticas a las posibilidades de cada momento.

Y no solo en elegirla, sino encontrar alguien con quien comaprtirla para que el disfrute sea mayor.

Masturbación solitaria

La masturbación en solitario tiene todas las ventajas de un dispositivo portátil. En el programa de Maria de la Pau Janer «Les 100 i una nits» lo llamo «sexo portátil».

El momento, el lugar, poder dar rienda suelta a las fantasías eróticas que llenan nuestra imaginación. También en estos casos el universo sexual y la imaginación de una persona pueden ser riquísimos.

He podido comprobar cómo justamente los clientes que se encuentran más cómodos en la masturbación tienen una fantasía asombrosa. Con su mente recrean infinidad de situaciones que a menudo no es posible —o muy difícil— llevar a la práctica.

Algunas de ellas merecen un relato erótico tórrido. Como los que escribo basándome en sesiones reales de masaje.

Dos hombres y una paja

Muy pronto se hace evidente que las desventajas de la masturbación solitaria son la rutina —y la ausencia de nuevos estímulos sexuales. Hay quien no desea probar nuevas prácticas, y hay quien necesita compartir su imaginación con una segunda persona —o incluso más de dos.

El peligro en todos los aspectos de la vida es siempre la rutina. Romper la rutina puede abrirnos todo un panorama inesperado. En la sexualidad ocurre lo mismo. Cuando un hombre descubre la masturbación mutua de forma accidental suele sorprenderse de la enorme excitación que le proporciona.

Elige el masaje desnudo para compartir este momento tan sublime conmigo.

Onanismo y pareja

Las parejas que conozco gestionan la masturbación en solitario de formas muy diferentes. Como siempre, propongo dos ejemplos extremos.

Me horroriza pensar que mi novio se pajea solo. Siento como si me privara de compartir ese placer con él. Me da celos. Estamos juntos para darnos placer siempre que lo necesitamos».

Hacerse una paja es algo muy cutre, entre los dos juntos podemos pasarlo mucho mejor».

Me parece genial que mi marido se pajee solo. Es otra dimensión de la sexualidad. Yo también necesito otras formas de sexo para dar rienda suelta a mis fantasías, y masturbarme es una de ellas».

Opino que en la pareja los límites no deberían tener cabida. la liebrtad espontánea me parece imprescindible».

La verdad no está en un único lugar. Hay tantas verdades como personas y situaciones. Descubre la tuya desde la sinceridad.

Onanismo y masaje

La masturbación no se limita a tocarnos la polla. La masturbación trasciende el propio cuerpo y se extiende al mundo de la comunicación interpersonal. Existen miradas, gestos, intenciones. En definitiva, todo un universo por descubrir, impredecible en el momento de empezar a abrirse la bragueta.

También pueden completarla el ambiente, la luz, la música o el silencio. Y los olores, aunque seamos menos conscientes de ellos.

Y las fantasías forman parte del placer de la masturbación.

Si deseas compartir estas fantasías o crear nuevas sensaciones cuenta conmigo.

Paco: contáctame

Sigue explorando y descubre el masaje prohibido.

¡Un abrazo!

Si estás en Madrid visita masaje gay en Madrid.

Por Paco Tantra

¡Hola! Soy Paco, masajista masculino especializado en masajes Tantra y eróticos. Atiendo a hombres heterosexuales, bisexuales y gays. Tengo un estudio en el centro de Barcelona y también me desplazo a hoteles y domicilios: siempre busco tu máxima comodidad y tu máximo placer.