Categorías
masajista gay

Masajista profesional

Muchas veces me comentan “¿por qué pagarle a un masajista si ya recibo masajes de mi pareja?”. Todos imaginamos las ventajas de disfrutar de un masajista profesional. ¿O no?

Quienes me comentan esto no son mis clientes, que ya conocen la respuesta, sino los que todavía se resisten a probar mis masajes profesionales y que en el fondo los desean fervientemente.

Masajista profesional

La respuesta es muy simple: Porque todos somos profesionales de algo. Yo soy masajista profesional. Quienes me preguntan esto son médicos, arquitectos, abogados, mecánicos, dentistas, diseñadores, dependientes o taxistas.

Todos ellos tienen un oficio, una función, un quehacer diario a cambio del cual perciben su sueldo. Son profesionales. Y a menudo muy corporativistas en el aspecto de que sufren y odian el instrusismo profesional.

Lo que hacen es útil para los demás, y por esto están “en el mercado” y viven de ello.

Esta es la definición de “profesión”: una actividad útil y por lo tanto, remunerada.

La vida es más

Un masaje no es algo indispensable para la vida. No se trata de una necesidad básica. De hecho hay personas que jamás han disfrutado de un masaje, de ningún tipo. Y son perfectamente felices.

Aunque la vida no está hecha solo de pan y agua, trabajo y familia.

Nos hemos acostumbrado a los pequeños placeres, a muchas cosas que podrían clasificarse como superfluas. Son realmente las que hacen que cada momento pueda ser especial, que cada día merezca ser recordado por un placer, un extra, un capricho. Por lo tanto, no son cosas que sobren en la vida.

Permítete un capricho

Casi todos solemos planear elegir una noche para salir a cenar, por ejemplo, y dejarnos servir una comida que en casa no nos entretendremos a preparar. Y no porque no sepamos, sino porque exige una lista de la compra, una elaboración compleja, una dedicación de horas. Una vez terminada, el agotamiento casi impide disfrutar de esos manjares.

Y, sobre todo, porque nos gusta que nos sorprendan. Y dejarnos atender, que alguien nos sirva para que podamos relajarnos y disfrutar de un momento especial.

Es como ir al cine. No rodamos nuestra propia película ni grabamos nuestros propios CDs, dejamos que otros profesionales lo hagan para que nosotros podamos disfrutarlo. Vivimos en una sociedad en la que todos nos hemos especializado en algo.

Abandónate al placer

Mis masajes, los masajes tántricos y sensuales, se inscriben en esta esfera de momentos de placer: déjate servir, déjate llevar, déjate sorprender, deja que un profesional te cuide, te mime y te haga feliz. Por eso deberías elegir un masajista profesional. Sentirás y entenderás la diferencia con solo saludarme.

El masaje es mi vocación

Es mi trabajo, es mi profesión, es mi vocación. La del masaje Tantra, llámalo masaje sensual, masaje sensitivo o masaje erótico. Los efectos más inmediatos son la plenitud, el placer y la felicidad.

Además, todos merecemos que nos atiendan. Nuestros trabajos diarios nos dejan poco tiempo y poca energía para convertirnos en profesionales de todo lo que necesitamos. Podría cortarme el pelo yo mismo, pero voy a un peluquero profesional. Podría arreglarme la moto yo mismo, pero voy a un mecánico.

Es también una cuestión de eficacia. Es imposible aprender todos los oficios que necesitamos para resolver cada problema.

Confío en profesionales

Podría rehacer la instalación eléctrica de mi apartamento, pero prefiero que lo haga un profesional. Porque tiene todos los conocimientos, las herramientas y la experiencia necesarias. Entre otras cosas, todo irá más rápido y con garantía de éxito. Necesitamos confiar en alguien que conoce su oficio bien, igual que cuando vamos al dentista.

Para esto vivimos en sociedad. Nos especializamos en oficios concretos de los cuales entendemos mucho. Así nos ayudamos entre todos con eficacia. Cada uno cumple con sus tareas, las que le gustan, las que sabe hacer, las que puede hacer y las que le dan su alimento.

Si encima tenemos vocación para nuestro oficio, el éxito está asegurado. Como masajista tántrico tengo la vocación desde muy joven, un talento que todos me recuerdan a diario, y una energía que fluye de mí con naturalidad, espontáneamente y con generosidad.

¿Cuál es tu oficio? Podría necesitarte…

Para más información visita mi web profesional www.elmasajeprohibido.com o llámame personalmente.

Categorías
masajista gay

Masajista y escort

¿Masajista y escort? En el post anterior hablamos de las diferencias léxicas entre ambos oficios. Hoy profundizaré en aspectos más íntimos para finalizar con más detalle en la descripción de mis límites. Muchos dicen que soy masajista y escort. ¿Hasta qué punto?

Masajista y oasis de los sentidos

A esto deseo añadir que el masaje Tantra que realizo transmite paz, serenidad y bienestar. Se trata de un tipo de placer puro, intenso, duradero pero exento de tabúes y de prácticas sórdidas o poco higiénicas.

Además, el erotismo es una práctica que cuando se aplica a los masajes necesita una serie de conocimientos. Por no mencionar talentos que no tiene todo el mundo.

Masajista atractivo

Un masajista tántrico debe tener un rostro y un cuerpo agraciados.  Lógicamente, es más exitoso el masajista atractivo que uno que no lo es.

Aunque no basta con tener un rostro y un cuerpo bellos, hay que trabajarlos para conservarlos y mejorarlos. Los masajistas y los escort suelen tener en común el cuidado del cuerpo y de su imagen para ser lo más atractivos posibles.

Masaje y empatía

Un masajista tántrico debe sentir empatía por sus clientes. Porque debe tener la intención sincera y auténtica de transmitir sensualidad, erotismo, ternura, calidez. Así que el masajista tántrico debe interesarse y desvivirse por el placer del receptor de su masaje.

Muchos de mis clientes me han dicho:

“Has estado presente durante cada segundo del masaje”.

Se han sorprendido de que mi trabajo no sea una suma de actos realizados de forma mecánica.

En mis masajes existe un diálogo cuerpo a cuerpo. Otro de mis clientes me dijo:

“Ha sido como una coreografía perfecta, yo me he dejado llevar pero sabía el camino. He disfrutado cada segundo, podría haber tenido 6 o 7 orgasmos”.

Masajista erótico y escort

Lo que sí es imprescindible para realizar un masaje erótico de la máxima calidad y de máxima intensidad sexual es lo siguiente. El masajista erótico debe tener una actitud algo más de escort que de masajista tradicional.

Así que no se trata de cruzar las líneas rojas sino de tenerlas tan cerca que se sienta el vértigo de cruzarlas.

Si deseas información más específica eres muy bienvenido a consultarla en mi web profesional www.pacotantra.com.

Estaré encantado de conversar personalmente contigo: 676 648 226