Categorías
masaje gay

Masajista no circuncidado

Soy Paco, tu masajista no circuncidado. Se trata de una particularidad sobre la que he sido consultado con frecuencia desde que empecé a ofrecer masajes eróticos desnudo.

Masajista no circuncidado

Así como existen personas que tienen como fetiche los hombres que sí que están circuncidados, también existe la preferencia por quien no lo está. En inglés se le llama “uncut”.

Del mismo modo existen preferencias, todas ellas legítimas, de hombres que prefieren ser atendidos por un masajista de piel lisa, sin vello corporal, ya sea de forma natural o porque estén depilados a la cera.

Como dicen, ¡para gustos los colores!

Masajista peludo

Yo soy peludo, y estoy orgulloso de ello, al igual que estoy orgulloso de no estar circuncidado. No tiene nada que ver con mis preferencias al elegir mis parejas sexuales y menos aún a la hora de atender a mis clientes. Atiendo a todas las personas que deseen disfrutar de un masaje conmigo y que sean mayores de 18 años.

Muchos de mis clientes me comentan que justamente estaban buscando un masajista peludo. Les “pone más”, así que tienen esta preferencia legítima del masajista peludo. Y aquí me tienen para servirlos.

Masajista no circuncidado

Como decía, hay clientes que me comentan que prefieren disfrutar del masaje realizado por un masajista no circuncidado, especialmente si el masaje es desnudo.

Por el contrario, algunos consideran que dar este tipo de detalles resulta una invasión excesiva de la privacidad. Para mí no lo es, por eso lo expreso públicamente en este blog y porque con ello espero poder satisfacer las preferencias de quien tiene un fetiche por los incircuncisos con penes no circuncidados.

Circuncisión

La circuncisión consiste en cortar la piel que recubre el glande del pene. Sin anestesia se trata de una intervención dolorosa. Como todos los cortes, necesita de un período de cicatrización de semanas. Durante este tiempo las erecciones resultan dolorosas. Ni que decir tiene que la masturbación también resulta más dolorosa que placentera durante este tiempo.

Existen numerosas religiones que obligan a sus creyentes a pasar por esta intervención ritualizada y socializada. A veces a edades tan tempranas que el sujeto no tiene capacidad de elegir o negarse a ello. Cuando digo tempranas, no digo a los 9-11 años sino el mismo día de nacer.

Incluso a edades más adultas, el creyente no tiene opción de negarse ni se le permite evitar esta intervención.

Para otras personas la circuncisión es una medida de higiene. Mientras, para otros tantos es una forma de pertenecer a un grupo. En el ambiente gay la circuncisión fue toda una moda durante los años 80. Fue, y sigue siendo, una forma de imitar las preferencias estéticas de los gays norteamericanos, todos depilados y circuncidados. Por decirlo de alguna forma se trata de una prueba de pertenencia a un grupo.

Así, el pene no circuncidado pasó a ser un pene “de segunda” y “no tan de moda”. Pero afortunadamente esos tiempos ya pasaron.

El fetiche de la circuncisión existe del mismo modo, siendo lo opuesto a mis características personales y profesionales.

Pene no circuncidado

El pene no circuncidado necesita de los mismos cuidados higiénicos que cualquier otro. Después de orinar y de eyacular es recomendable limpiar el glande con agua fresca y jabón, y secarlo bien.

Pene morboso

Hay quienes se debaten por temas estéticos. ¿Qué es más bello o morboso, un pene no circuncidado o uno que lo está? Personalmente opino que hay penes bellos y morbosos de ambos tipos.

Las características estéticas del pene abarcan un listado más amplio de detalles. Grosor, curvatura, forma, dimensiones del glande, venas protuberantes o no, color de la piel… y así hasta llegar a la forma de los testículos, un mundo aparte, también sujeto a fetiches y preferencias.

Si deseas información más específica serás muy bienvenido a consultarla en mi web profesional www.pacotantra.com.

Estaré encantado de conversar personalmente contigo: contacta conmigo.

Aquí puedes encontrar más acerca de mis masajes eróticos gay.

Categorías
masaje Tantra

Masajista fetiche

Soy el “masajista fetiche gay”, por lo que mis clientes me comentan desde hace ya algún tiempo.

Así que supongo que me he convertido en el fetiche para algunos de ellos. He descubierto que soy un masajista fetiche.

El masajista, tal como explico en otro post de este blog, tiene un aura a su alrededor que transmite morbo. Y en otros casos tiene un encanto siniestro del que algunos desean romper los límites y traspasarlos con la desnudez para hacer realidad sus fantasías.

Comigo puedes hacer realidad tu fetiche del masajista. No solo por mi forma de llevarte, delicadamente, suavemente, respetándote y alcanzando cada punto de tu cuerpo. Sino también estimulando tu fantasía poco a poco, como si se tratara de una pequeña tortura muy placentera.

Quizá también te gustaré por mi físico tipo “Colt Studios”. Porque soy un masajista peludo, fuerte, masculino.

Estas características y alguna más que te comentaré luego son propias de fetiches. Por eso hablamos de masajista fetiche aquí.

Masajista fetiche

Soy muy masculino, pero no por eso agresivo, ni mucho menos. Mi forma de comportarme es noble, honesta y directa. Mi objetivo siempre es el de hacerte pasar un rato feliz, una hora u hora y media que recordarás con satisfacción.

Este tiempo quizá te sirva de fetiche convertido en sensaciones para cuando rememores momentos intensos y especiales de tu vida.

Muchos de mis clientes me han confesado que, a pesar de haber alcanzado el clímax varias veces durante una sesión de 90 minutos, han sentido un calor interior durante días. En concreto, un calor que pedía más, una tensión en los testículos que necesitaba estallar una y otra vez.

Masajista fetiche gay

Esta es una prueba de que las energías sexuales de nuestro ser pueden ser reactivadas. Porque suelen estar dormidas o mal aprovechadas. Una vida en pareja con aburrimiento puede adormecerlas e incluso desactivarlas. Es el momento de acudir a tu masajista fetiche gay.

Un masaje mío te estimulará y reactivará estas energías sexuales. Así disfrutarás de todo tu cuerpo como si tu miembro viril creciera dentro de todas tus células, brazos, pecho, espalda, nalgas, piernas y pies. Todo tu ser se convertirá como en un glande capaz de sentir placer sexual. Suena muy exagerado, pero puedes hacerlo realidad.

Masajista fetiche no curcuncidado

Existe otro fetiche que me confiesan mis clientes. Cuando se deciden a disfrutar del masaje  desnudo que realizo en el menú “Magnum” o “extremadamente erótico”. Resulta que es el hecho de que no estoy circuncidado. Es decir que, como muchos españoles, conservo el “frenillo”, esa piel que recubre el glande del pene. Así lo convierte en un secreto muy morboso.

Hay muchos hombres a quienes les resulta indifierente si el pene de su masajista está circuncidado o no. Aunque algunos se interesan en este aspecto tan espcífico y creo que debo darles respuesta y tenerlos en cuenta. Estos son precisamente los que me convierten en masajista fetiche.

¿Y los hombres casados?

Atiendo a todo tipo de hombres: hombres heterosexuales, casados con mujeres y que necesitan vivir momentos de morbo secreto muy intenso. También a hombres bisexuales que son capaces de encontrar disfrute de muchas maneras. Y hombres gays que buscan un masajista fetiche gay como yo.

Durante mi masaje todo tu cuerpo se convertirá en un tejido que rebosará sensualidad y placer. Atrévete o decídete. Este es tu año!

Convierte tu fetiche del masajista en realidad. Contacta con Paco para una sesión de 90 minutos –o de una hora, si lo prefieres.

Si deseas información más específica eres muy bienvenido a consultarla en mi web profesional www.pacotantra.com.

Estaré encantado de conversar contigo: 676 648 226