Categorías
gay Barcelona

Masajista seductor

¿Te apetece que te atienda un masajista seductor? El momento del masaje debería estar arropado con simpatía y complicidad naturales, porque son factores necesarios antes de empezar el camino para crear una experiencia especial. Una experiencia muy morbosa entre hombres.

Además, una experiencia siempre sana.

Masajista seductor

No resulta muy humilde que yo mismo saque este tema. Dicen que la humildad forma parte de mis virtudes, como la nobleza y la sinceridad. Pero el tema de la seducción en el masaje es algo muy presente cada vez que abro la puerta a un cliente nuevo.

¡Y a todos los que repetís!

Mi deseo es que te sientas a gusto, que se desvanezca tu nerviosismo y te abandones a la confianza y la calma. Así es como te preparo para disfrutar de un momento que finalmente se hace demasiado corto. Se hace corto porque te sientes a gusto. Aunque sean hora y media o dos horas.

Cuando el tiempo se hace tan fugaz significa que lo hemos pasado tan bien que desearíamos prolongarlo. Significa también que nos hemos olvidado del tiempo, de las preocupaciones. Queda lejos el mundo que nos espera fuera al volver a la rutina y la vida diaria. Tú y yo habremos creado una brubuja en la que solamente hemos estado flotando los dos.

Creo que lograr este momento tiene un mérito importante en mi trabajo. Porque mi objetivo es tu placer. A tu servicio pongo la maestría sensual de mi masaje, mi simpatía y mis armas de seducción de hombre a hombre. Aún no sé si te rendirás ni en qué momento, pero lucharé por tu confianza.

Saberte a gusto, abandonado y confiado en mis manos me ayuda a realizar un trabajo mejor para tu disfrute y placer. A quién no le apetece estar en als manos de un masajista seductor.

Masajista vocacional

Además, mi trabajo de masaje erótico es mi vocación. Solamente un masajista que disfruta tanto de su trabajo puede transmitirte esta tranquilidad y esta confianza para atraerte a mi oasis. Solamente un masajista seductor es capaz de transportarte así.

Masajista seductor gay

Bajo las manos del masajista seductor uno olvida muchas de esas cosas que atormentan en la vida diaria. Envuelto en mis abrazos y disfrutando de mi masaje cuerpo a cuerpo, hombre a hombre, te dejarás ir. Así que te abandonarás a un disfrute de sensualidad que puede llegar a hacer de este un masaje muy íntimo, masculino y dulce. Además puede que quizá te lleve a un momento de excitación sexual muy intensa.

En este momento no sé si mi seducción funcionará contigo, pero puedes estar seguro de que lo intentaré. Probémoslo, déjate seducir por un masajista masculino, tiernoun masajista apasionado que te transportará hasta la cima del placer.

Masajista seductor masculino

A diferencia de otros hombres gays, yo no entiendo la seducción como una sonrisa forzada. Tampoco como una sobre-actuación artificiosa ni un exceso de monerías. Para la mí la seducción masculina se basa en la nobleza, la honestidad, la cercanía y la complicidad.

Si compartes conmigo la predilección por lo masculino probablemente estés deseando contactarme. Te espero.

Si deseas información más específica eres muy bienvenido a consultarla en mi web profesional www.pacotantra.com.

Estaré encantado de conversar contigo: contáctame.

Si deseas profundizar más, te recomiendo visites mi otra we www.elmasajeprohibido.com

Categorías
masaje gay

Masajista fetiche

El masajista fetiche no es un masajista cualquiera. ¿Por qué? ¿Qué diferencia de todos los demás?

“Conozco a Paco desde hace tiempo y, por lo que puedo comprobar, se ha convertido en el fetiche sexual de algunos de sus clientes.”

El masajista, tal como se explica en otro blog de Paco, tiene un aura a su alrededor que transmite morbo, un encanto prohibido del que algunos desean romper los límites para traspasarlos con la desnudez y así hacer realidad sus fantasías sexuales.

Masajista fetiche

¡Haz realidad tus fantasías más morbosas!

Con Paco puedes hacer realidad tu fetiche del masajista. No solo por su forma de llevarte, delicadamente, con suavidad, respetándote y estimulando cada punto de tu cuerpo y de tu fantasía poco a poco. Ccomo si se tratara de una pequeña tortura muy placentera.

Paco también te gustará por su físico tipo “Colt”, peludo, fuerte, masculino.

Masajista masculino

Paco es muy masculino. Pero no por eso es agresivo, ni mucho menos. Su forma de comportarse es noble, honesta y directa, y su objetivo siempre es el de hacerte pasar un rato feliz. Disfruta de una hora y media que recordarás con satisfacción y que quizá te sirva de fetiche convertido en sensaciones para cuando rememores momentos intensos y especiales de tu vida.

Varios orgasmos

Muchos de sus clientes le han confesado que, a pesar de haber alcanzado el clímax varias veces durante una sesión de 90 minutos, han sentido un calor interior durante días. Uun calor que pedía más, una tensión en los testículos que necesitaba estallar una y otra vez.

Energía sexual

Esta es una prueba de que las energías sexuales de nuestro ser pueden ser reactivadas. Suelen estar dormidas o mal aprovechadas. Porque una vida en pareja con tedio puede aplacarlas, pero un masaje de Paco te reactivará. Disfrutarás de todo tu cuerpo como si tu miembro viril creciera para tener brazos, pecho, espalda, nalgas, piernas y pies.

Todo tu cuerpo se convertirá en un tejido que rebosará sensualidad y placer.

Convierte tu fetiche del masajista en realidad. Contacta con Paco para una sesión de 90 minutos –o de una hora, si lo prefieres–. Comprueba los precios de los diferentes masajes.

Para más detalles visita su web profesional: www.pacotantra.com

Paco: 676 648 226

¡Haz realidad tus fantasías más morbosas!

Categorías
masaje gay

Masaje entre hombres

Estar entre hombres significa conocerse, significa que existe una confianza incontestable y permite una relajación especial. Estar a gusto. Quiza el masaje entre hombres es lo que estás deseando ahora.

Cada hombre se conoce a sí mismo, sabe qué le proporciona más placer y cómo experimentarlo. No hace falta hablar de etiquetas o preferencias. Porque conocernos entre nuestro propio género es algo innato con lo que hemos crecido y el contexto en el que nos hemos desarrollado y madurado.

Masaje entre hombres

Por eso el masaje de hombre a hombre o masaje entre hombres permite abandonarse con la confianza de que el masajista conoce nuestra anatomía; es como si alguien manejara un vehículo sabiendo dónde están los mandos y cómo accionarlos a la perfección.

Paco ha realizado masajes a muchos hombres que anteriormente han recibido masajes de manos de chicas o de otros chicos. Estos clientes le han expresado su sorpresa por la destreza en su toque y por el gran placer que les ha transmitido. También, y esto es muy importante, por el respeto viril que han sentido en cada momento.

Masaje viril

Estando entre hombres nada nos parece raro o artificioso. Paco hace hincapié en que lo masculino nos es confiado a todos los hombres y en que las etiquetas no sirven más que para describir a otras personas. Cuando hablamos de nosotros mismos, estas etiquetas sobran.

Lo importante es el placer, lo esencial es vivir.

El masaje es un mundo de sensaciones. A menudo los clientes de Paco cierran los ojos, dejándose transportar a un mundo interior que estaba por descubrir.

El masaje entre hombres permite abandonarse, dejarse ir y descubrir casi sin darnos cuenta un oasis donde los problemas se desdibujan hasta perderse de vista. Quien ha disfrutado de un masaje de este tipo entiende el concepto.

Masajista masculino

Como hombre, Paco tiene las manos grandes, una fuerza mayor en los brazos, el pecho y las piernas robustas, lo que hace de su cuerpo a cuerpo una experiencia viril, masculina y noble.

Ante todo, el respeto mutuo en aras de la sensualidad, del erotismo y de un placer incomparable.

Si hay algo que nos mueve a todos los hombres es el placer, y proporcionarlo es la vocación profesional de Paco.

Si deseas un masaje entre hombres no lo dudes: llama a Paco.

Visita la web y el blog de Paco:

www.pacotantra.com
Paco: +34 676 648 226
o escríbele directamente a pacotantra@gmail.com

Un abrazo, de hombre a hombre
Paco