Categorías
masajista gay

Escort y masajista

Escort y masajista ¿es lo mismo?

Hay personas que confunden el servicio de un “escort” con el de un masajista, en especial si se dedica al masaje erótico.

Al parecer escort y masajista son dos conceptos que se entremezclan peligrosamente. O morbosamente.

“Pues yo pensaba que es lo mismo”.

No hace falta decir que son dos palabras diferentes, y por muchos sinónimos que haya, estas no lo son. Hay muchos matices que diferencian una palabra de otra. En este caso las diferencias son algo más que matices. Son diferencias significativas. Pero con mucho morbo.

Escort y masajista

Los “escorts” ofrecen servicios sexuales. Sexo oral, sexo anal, por ejemplo. Además pueden cumplir otros fetiches sexuales, según sean las preferencias, las peticiones del cliente o las habilidades de cada uno.

El sexo convencional que ofrecen y practican es un servicio que puede durar entre 10 y 20 minutos, usando técnicas rudimentarias que no necesitan de una destreza ni de talentos especiales. La mayoría de ellos toman Viagra, de modo que no eres tú quien les produce esa excitación.

Escort jóvenes

Los “escorts” pueden ser chicos jóvenes de gran atractivo físico. Dedican tiempo a cultivar su cuerpo —en los mejores casos. Los que no cuidan su cuerpo son más bien esclavos de sustancias.

La juventud es un bien muy preciado, no vamos a discutir las preferencias personales.

Aunque la juventud jamás puede sustituir la experiencia. Los “escorts” jóvenes son más hábiles en otras cosas que no tienen nada que ver con el sexo: el arte de la supervivencia a base de trucos.

Anatomía y masajistas

Los masajistas tenemos una formación que abarca toda la anatomía humana.

No solo como datos memorizados, sino conociendo la funcionalidad de cada parte.

En el caso de los masajistas tántricos el conocimiento incluye de forma específica las zonas genitales, que son los grandes “tabúes” que otros tipos de “masajes blancos” ignoran de forma voluntaria.

Estos conocimientos se extienden a su capacidad de simulación sensual y sexual. Mientras para un escort la vía directa son los genitales, los masajistas empleamos técnicas más refinadas en zonas menos obvias y más sutiles.

Tiempo de masaje

Un masaje tántrico dura más de una hora. A diferencia del trabajo de un escort, que tiene una media de entre 10 y 20 minutos.

El masaje erótico más breve lleva unos 45 minutos. Durante este tiempo la excitación sexual del receptor del masaje alcanza una intensidad mucho más allá de la que se consigue con una felación de 5 minutos.

Durante un masaje, sea del tipo que sea, la excitación abarca la totalidad de las fibras de tu cuerpo, y tu deseo crece y llega a extremos que quizá no hayas sentido antes.

Porque la excitación sexual que te aporta un buen masaje erótico es mucho más intensa y prolongada.

Masaje y control de eyaculación

El control de la eyaculación y el clímax forman parte del masaje Tantra.

Un “escort” o chapero desea que llegues al orgasmo cuanto antes, para terminar su trabajo.

En cambio, el masajista profesional piensa y actua de modo diferente. El masajista suele cumplir el tiempo pactado y su objetivo es que disfrutes de cada segundo.

Masaje de 60 minutos

He comprobado que otros masajistas tántricos realizan masajes de 40 o 45 minutos. El mío cumple la totalidad del tiempo que deseas tú.

Además ofrezco masajes más completos de 90 minutos y de 2 horas enteras.

Masaje y satisfación

La finalidad de un masaje no es tu placer inmediato, sino la construcción de una experiencia que te satisfará mucho más que el sexo mecánico y apresurado.

Ya imaginas que esto constituye un trabajo no exento de esfuerzo para el masajista. Y en conocimientos. También en cuanto a posturas, paciencia, trabajo muscular. Sin olvidar la concentración, empatía y control de cada momento emocional para lograr la estimulación sexual que desea el receptor.

Masaje es cultura

Así que el masaje es un trabajo refinado, fruto de una extensa tradición cultural lograda a través de milenios.

Nos consta que ya en el Antiguo Egipto el masaje era una parte relevante de la vida.

El masaje es casi un privilegio propio de estamentos sociales que viven el placer con consciencia y refinamiento, en su máxima expresión.

Al igual que la prostitución, el masaje existe desde los albores de la humanidad.

Finalmente, en un post próximo te describiré hasta dónde puedo llegar y qué parte de escort pongo en práctica al enfrentarme a un masaje extremadamente erótico de los que realizo desnudo.

Si deseas información más específica eres muy bienvenido a consultarla en mi web profesional el masaje prohibido.

Estaré encantado de conversar personalmente contigo: llama, escribe o contacta.

¡Nos vemos pronto!

Por Paco Tantra

¡Hola! Soy Paco, masajista masculino especializado en masajes Tantra y eróticos. Atiendo a hombres heterosexuales, bisexuales y gays. Tengo un estudio en el centro de Barcelona y también me desplazo a hoteles y domicilios: siempre busco tu máxima comodidad y tu máximo placer.