Amor, sexo y compañía

Amor, sexo y compañía son tres conceptos que van ligados. Suelen tener un rango jerárquico, y hay quien opina que uno viene dentro del otro. Como las Matryoshkas rusas, la madre que contiene a su hija, que a su vez contiene a la nieta. ¿O no? ¿Se pueden disfrutar por separado?

Amor, sexo y compañía

Queramos o no, seguimos inmersos en los esquemas de la moralidad Católica Apostólica y Romana. Suena antiguo ¿verdad?

Las religiones han tenido objetivos sociales, económicos y políticos muy diferentes a lo largo de la historia. Hoy en día un funcionario de la Casa Real no aceptaría las condiciones faraónicas. Jamás aceptaría tener que ser sacrificado y enterrado junto al Rey en caso de que éste falleciera. Y así era en el Antiguo Egipto.

Tampoco aceptaríamos entregar a nuestra hija al Conde por cumplir con el “derecho de pernada” en cuanto ésta decidiera casarse.

Afortunadamente, las costumbres evolucionan y se adaptan cada vez más a nuestra naturaleza humana más individual.

Café, copa y puro

Nos han inculcado valores morales bastante estrictos. Muchos no sabemos ver que el café, la copa y el puro se pueden disfrutar por separado. Y todos sabemos que sí. A veces necesitas tan solo el café. Es un ejemplo pero creo que se entiende bien.

Otras veces no te apetece el puro pero sí el cognac. Y hay momentos en los que los tres placeres vienen muy bien de la mano.

Hay un momento y un lugar para cada cosa. Y una compañía perfecta, también.

Se vende: amor, sexo y compañía

Antes de hablar de dinero, de valor y de servicios necesitamos saber que no hay nada a coste cero. Incluso el amor más puro tiene un coste económico. Muchos de mis clientes me dicen que:

“Me sale más barato pagar por lo que quiero en cada momento que tener un novio o un amante”.

Ya mencioné este tema en un post sobre testimonios muy especiales.

Como solemos oir en algunos anuncios de televisión “se venden por separado”. Si el sexo, el amor y la compañía se venden por separado, será que existen por separado.

Es difícil vender amor. Aunque existen profesionales que ofrecen la “experiencia novio” o “boyfriend experience”. Es una experiencia muy real durante la cual te puedes sentir verdaderamente enamorado. Y además compartiendo una intimidad que solo se compara a la de una relación de noviazgo auténtico.

Lo triste es que tiene un final —como suele tener el amor verdadero también.

Talento profesional

Con frecuencia y para ofrecer la mejor “experiencia novio” necesitas un gran talento. Tanto para vender sexo como para vender compañía. Es la fusión más compleja de servicios porque combina la dimensión humana con la física. Es fácil caer en el desequilibrio de que un aspecto resulte mejor que el otro.

El sexo ya sabemos que es uno de los servicios más vendidos del planeta. Quizá es lo más fácil de vender. Requiere entrega física pero poca autenticidad personal.

“No me gusta el sexo fingido, la pasión falsa”.

Me dicen muchos de mis clientes, que por esto prefieren el masaje Tantra.

Vender compañía tampoco no es tan fácil. Requiere unas habilidades sociales y personales fuera de lo común. También puede resultar artificial si quien ofrece este servicio no sabe conectar con su cliente.

“A este chico no le interesaba nada lo que le contaba yo. Estaba como ausente”.

Tantra: amor, sexo y compañía

El masaje Tantra contiene muchos elementos. La mal llamada espiritualidad, la carnalidad pasional y el saber hacer del erotismo. El Tantra está para recrear una experiencia humana total. Una experiencia que abarca muchos aspectos tanto físicos como psíquicos de las relaciones interpersonales.

Descubrir el masaje Tantra es un gran paso para encontrar la plenitud. Aunque puedes enfocar tu interés en cualquiera de los tres aspectos por separado.

Puedes encontrar más información sobre masaje gay en Barcelona en www.elmasajeprohibido.com

¡Nos vemos en Barcelona!

Deja un comentario