Masaje gay erótico

Masaje gay erótico

El masaje gay erótico es una experiencia sensual entre dos hombres. Existe un receptor del masaje —tú— y el masajista —Paco, Leo, Tom, Matt o Tyson.

Qué es el masaje gay erótico

Se trata de una experiencia morbosa. Sumamente morbosa. Porque es el masaje ideal para todo hombre que desee disfrutar de un masaje erótico.

Por supuesto un masaje durante el cual se sienta a gusto con la presencia de otro hombre. Es decir, quien le proporciona este masaje. El masaje erótico se diferencia de los terapéuticos en los aspectos de la sensualidad y de la excitación sexual.

El masaje erótico proporciona una excitación tan elevada que resulta casi inevitable el deseo de eyacular.

A diferencia de los masajistas terapéuticos, yo permito que eyacules.

La sensación de placer, de alivio y de felicidad resulta máxima.

¿Cómo es un masaje gay erótico?

Lo mejor para entenderlo es vivirlo. ¿Sabrías describir un CD de Bruce Springsteen sin recomendar que lo escuchen? Con el masaje ocurre algo similar. En otras palabras, no puede explicarse.

Hay que vivirlo.

En resumen, el masaje consiste en que te desnudas a los pocos momentos de llegar. Te ofrezco una bebida si deseas conversar sobre alguna particularidad personal tuya.

Puedes tomar una ducha antes del masaje si llegas sudado a la sesión. La higiene es fundamental.

Primero te estiras boca abajo. Tras un minuto de respiración más pausada y de relajación es cuando alcanzas un ritmo cardíaco inferior. Es entonces cuando empezamos el masaje.

Según el masaje que elijas el protocolo de movimientos y técnicas será diferente.

Elige entre Masaje Relajante, Masaje Prostático o Masaje Desnudo. Cada uno tiene beneficios y técnicas propias. La intensidad erótica va de menor a mayor.

Verás que es una experiencia durante la cual vamos estableciendo un diálogo de cuerpo a cuerpo. Puede ser en silencio si lo deseas.

Excitación creciente

La excitación se incrementa por momentos.

Puedes alcanzar el orgasmo y la eyaculación.

¿Un orgasmo? ¿Quizá dos o tres? Ppuedes alcanzar diferentes clímax dependiendo de las características del masaje y de su duración. Ya sabes que hay sesiones de 45 minutos, una hora, 90 minutos o dos horas.

Además, existen orgasmos testiculares, orgasmos anales y orgasmos de pezones. Todos estos además del orgasmo ya conocido y más frecuente que es el genital.

Tras el masaje podrás reposar y relajarte unos minutos más para que tu pulsación cardíaca vuelva a la normalidad. Te ofreceré un vaso de agua para que te hidrates.

El final

Seguidamente puedes ducharte de nuevo. Hay personas que desean conservar el aceite de masaje sobre su piel. Saben que se trata de aceite primera calidad. Por supuesto lo empleo también para mantener su piel hidratada y nutrida.

“Me encanta poder hablar contigo tras el masaje. Tu conversación resulta muy reconfortante”.

“Lo que me gusta de ti es que jamás haces preguntas. Después de correrme nunca deseo hablar y lo respetas”.

Ya ves que hay gustos para todo. ¡Y los respeto todos!

Los beneficios del masaje gay erótico

Esta experiencia tan especial aporta diferentes beneficios. Desde la satisfacción sexual hasta el equilibrio emocional y el control de la ansiedad.

Descubre todos los detalles en el masaje Tantra gay.

El masaje erótico no es sexo

Aún existen algunas personas que creen que este es un servicio sexual encubierto. No me considero escort ni chapero. Mi trabajo consiste en ofrecerte una experiencia muy especial. Está basada en el masaje y también en la comunicación de los cuerpos masculinos.

Jamás practico sexo oral ni penetración.

Pide tu masaje gay erótico ahora

¡Es tan fácil como llamarme!

Paco: 676648226

Sigue explorando esta web www.pacotantra.com y recuerda que puedo resolver cualquier duda que tengas.

El masaje prohibido

El masaje prohibido

El masaje prohibido es el masaje más deseado por muchos hombres. Se trata pues de una terapia que cruza algunas líneas rojas.

¿Pero qué líneas rojas? ¿Se cruza cualquier línea roja?

El masaje prohibido y fantasías

Las fantasías eróticas de muchos hombres no tienen límites. Por eso son fantasías.

Y son de lo más variadas. Desde imaginarse una ducha con el entrenador personal hasta ser cacheado por un policía en un control de carretera.

“Yo siempre he tenido fantasías con mis masajistas. Siempre me pido masajistas masculinos con la esperanza de que se pongan cachondos. Pero nunca ocurre, y me pregunto por qué”.

Lógicamente solo ocurre con los masajistas dispuestos a cruzar ciertas líneas. Y con quienes hacen del masaje una experiencia que “va más allá del masaje”.

El masaje prohibido

Si está prohibido es por algo. Existen conceptos como el pecado, los principios profesionales, los tabúes sociales y muchos otros límites personales. Solemos adquirirlos a través de la educación y el entorno familiar.

Sin apenas darnos cuenta vivimos en un mundo donde existen prohibiciones morales. Se nos supone un comportamiento correcto en sociedad, entre los amigos y en el entorno laboral. Vamos, una etiqueta o protocolo de la corrección.

Aunque no seamos muy conscientes de ello también existe un trato específico para cada uno de los diferentes profesionales.

A un camarero se le trata de forma distinta que a un empleado de banca o a un abogado. O a un arquitecto, odontólogo o a un agente de la ley.

El masajista también recibe el trato diferenciado por la mayor parte de sus receptores o clientes.

El masaje prohibido sensual

La fantasía del masajista nos impulsa a solamente dar unas pistas muy discretas. Si el masajista las recibe, descodifica y entiende, mejor que mejor.

“Le rocé un poco el paquete mientras pasaba a mi lado, y me echó de la cabina. Ni siquiera sin terminar la hora de masaje que le pagué”.

Te expones a ser tratado con desprecio si el masajista no comparte tus deseos de sensualidad.

“Sentí una vergüenza infinita que me impidió volver a ese sitio”.

El masaje prohibido profesional

Para eso existimos los masajistas profesionales que sí aceptamos ese toque de intimidad y morbo entre hombres.

No te arriesgues con profesionales que puedan sentirse insultados o incluso agredidos por un gesto tuyo.

Acude a un masajista que sepa entenderte, que admita cruzar la frontera de la intimidad. Especialmente a un profesional que admita la desnudez entre hombres.

El toque íntimo de genitales, las caricias mutuas e incluso algo más son posibles. Solamente si eliges a tu profesional de modo responsable y consecuente con tus deseos.

Por ejemplo, uno de mis masajes es el masaje desnudo. ¿Probablemente estés pensando en esto?

Blog sobre el masaje prohibido

Sugue descubriendo más secretos y desvela más misterios visitando www.elmasajeprohibido.com

Este es el blog que actualizo varias veces a la semana. No solo con temas de actualidad sino con otros datos estrechamente vinculados con el masaje entre hombres.

O llámame directamente al 676648226

En esta misma web encontrarás distintas opciones y precios de masaje.

¡Nos vemos en Barcelona!